Mick Taylor un gran guitarrista de blues rock

Infancia de Mick Taylor

Mick Taylor 1972

El entorno familiar de Mick Taylor no ha sido un claro ambiente inspirador, pues hay que mencionar que nació en el seno de una familia trabajadora; es más,  su padre servía en la compañía aeronáutica “De Havilland”. A pesar de que su familia, en general, no estaba metida en el mundo musical, hay que dejar claro que siempre contó con un tío que tocaba la guitarra.  Es cierto que su tío no fue el mejor guitarrista del mundo, pero se las arreglaba como para impresionarle e inculcar, conforme iba pasando el tiempo, el amor por la música.

Con tan solo 9 años de edad Taylor había adquirido un amplio conocimiento en materia de manejo de la guitarra gracias a la ayuda de su tío materno y su incesante curiosidad. Sus insaciables ganas de aprender a tocar y su  velocidad de aprendizaje, como si de una esponja se tratara, le permitió adentrarse en el mundillo.

A raíz de su insistencia de la que antes hicimos mención consiguió convencer a sus padres para ver el espectáculo de “Bill haley & his comets “.Tras dicho concierto se quedó fascinado y embobado por la destreza y habilidad con las que tocaban los miembros de dicha banda de rock and roll. Se cree que dicho momento supuso un punto de inflexión  en la vida de Taylor, pues cambió la manera de con la que de niño veía el mundo musical, pasando  este de ser un hobby a querer destacar en ello; a la vez que le proyectó hacia la música rock.

De pequeño, sobre todo en la adolescencia, formó, junto con sus amigos de la escuela, diferentes bandas musicales. Es más, incluso tuvo la posibilidad de actuar en pequeños conciertos musicales. De todas esas bandas la más importante, sin duda, ha sido “The Juniors

Inicio musical de Taylor

Si sus primeros acercamientos a la música nos han parecido muy especiales su introducción en la escena musical es para echarse las manos a la cabeza, y sí, no es una hipérbola.

En 1965 con tan solo 14 años de edad ya estaba devorando temas y discos de los compositores y músicos más relevantes. Y mira que no tardó tanto en poner a prueba lo que iba aprendiendo, pues en tan solo dos años estaba compartiendo escenario y no con cualquiera, sino con el mismísimo padre del blues británico  John Mayall. Esto ocurrió debido a que Taylor fue a ver a los John Mayall & Bluesbreakers en Welwyn Garden City; y tras ver Clapton no asomaba por ningún lado, a pesar de que su guitarra estaba montada en el escenario, se acercó a hablar con John Mayall para preguntarle si podía tocar con ellos; en su intento para convencerle Taylor mencionó que había oído mucho de sus álbumes y que, inclusive, sabía tocar unas cuantas canciones. Mayall, al ver el entusiasmo del chico y al no tener ninguna otra opción, aceptó correr el riesgo e incluirle en las filas. Taylor tocó la segunda parte con ellos con una precisión que dejó sorprendido a Mayall, tal fue el respeto que se ganó en el escenario y la impresión que causo en Mayall que, al finalizar el concierto, se intercambiaron los números de teléfono.

Este encuentro es recordado como el despertar de Mick Taylor pues, sin intención de búsqueda, había puesto medio pie en lo que desde siempre era su sueño, convertirse en un gran guitarrista. Al año siguiente, cuando Mayall buscaba a alguien que pudiera llenar el hueco que había dejado Peter Green, se puso en contacto con Taylor proponiéndole tomar el sitio del guitarrista. Su primera actuación con los Bluesbreakers en un antiguo club de club en Londres fue algo único, pues muchos iban con la curiosidad de escuchar como tocaba aquel chico de 17 años que remplaza al gran Peter.

Desde entonces empezaron las andaduras del gran guitarrista Mick Taylor. Su primer álbum con la banda se titulaba Crusade, sin embargo su destreza y sus habilidades, que confirmaron su grandeza, se vieron reflejadas en temas como Snowy Wood, Bare Trees y Blues From Laurel Canyon.

Charlie Whatts, Nick Taylor, Mick Jagger, Keith Richards, Bill Wyman

Éxitos musicales de Mick Taylor

Gracias a su paso por la banda Bluesbreakers en compañía de Mayall se recuerdan algunas de sus obras de arte plasmadas en varios álbumes y discos como: Wah Wah, donde destaca la influencia del guitarrista de rock Jimi Hendrix; I Started Walking o Walking on Sunset.

En su recorrido por los Stones, y en una etapa de la banda recordada como la época dorada de los Rolling Stones, Mick Taylor se encontraba en su mejor momento, más fuerte que nunca, había adquirido muchísima experiencia y se veía más que capaz de reemplazar al grandísimo guitarrista y uno de los precursores de la gran banda del rock and roll, ni más ni menos que a Brian Jones. En esta etapa destacan sin duda los temas grabados en ausencia de Keith Richards como  «Sway» y «Moonlight Mile»»Winter«, «100 Years Ago» y «Time Waits for No One«

En diciembre de 1974, Taylor anunció que dejaba los Rolling Stones. A pesar de los demás éxitos que consiguieron a banda, jamás se ha vuelto a vivir aquellos momentos mágicos, pues quedó más que evidente que el sitio de Mick Taylor era, simplemente, insustituible.  Desafortunadamente, Mick Taylor tampoco tuvo un camino de rosas, pues en ninguna banda disponía del material que Jagger y Richards le ofrecían y le facilitaban para sus brillantes solos.

En 1975 se metió en la banda de Jack Bruce, pero sin grabar absolutamente nada. Más tarde Taylor hizo múltiples colaboraciones con distintos músicos de gran calibre como John Mayall, Bob Dylan. Es más, tampoco el contacto con sus excompaleros de los Rolling Stones, pues, más tarde, hizo múltiples colaboraciones con ellos.

The Rolling Stones & Mick Taylor – Can’t You Hear Me Knocking – Glastonbury

Personalidad de Mick Taylor

Gracias a su paso por los Rolling Stones, hemos podido conocerlo más a fondo gracias al sinfín de momentos vividos y entrevistas relacionadas por su paso por dicha grandísima banda. También, debido a ello, hemos notado que su personalidad era muy diferente a la del resto del grupo; es cierto que les unía un interés musical; sin embargo, al igual que ocurría con el batería Charlie Whatts, Mick Taylor nunca ha pertenecido mentalmente a dicha atmósfera.

Mick_Taylor-_John_Mayall_concierto_1980

Taylor ha sido siempre un guitarrista excelente, talentoso, alguien sin dueño ni correa. Y como bien dicen, el talento necesita volar, sin embargo, en los Rolling Stones no hacía más que seguir unas reglas  pautadas y dictabas por el gran Keith Richards.

Taylor siempre ha sido una persona que le encantaba lo que hacía, es más, en ningún momento le importó el bajo sueldo, en comparación con los otros integrantes del grupo, que recibía en los Stones. Es más, su salto a la fama se inició sin que ni siquiera Taylor fuera consciente de ello, pues, sin don ni son, se subió al escenario para sustituir a Eric Patrick Clapton  en un giro de los John Mayall & Bluesbreakers.

Mick es una persona que sigue su corazón, siempre lo deja todo en la escenario, incluso, en ocasiones, hemos visto como Keith se quejaba cuando Mick intentaba incluir unos solos en las grabaciones, hecho que, claramente, eclipsaba las hazañas del gran Richards.

A Mick Taylor nunca le han atraído los excesos, siempre ha sido una persona sencilla, con su carácter, amigo de sus amigos y, por lo general, caía bien a todo el mundo que conocía. Nunca ha sido un showman simplemente un guitarrista que ama lo que hace y le dicta el alma.

Concierto John Mayall & the Bluesbreakers con Mick Taylor

Anécdotas y momentos épicos en la carrera musical de Taylor

Después de la salida de Brian Jones, Mayall recomendó Mick Taylor a Mick Jagger, Taylor creyó que era para una simple sesión de grabación; sin embargo tras verle tocar tanto Jagger y Richards se quedaron boquiabiertos y le invitaron en múltiples ocasiones hasta que, sin darle tiempo a digerirlo, ya estaba tocando con una de las bandas más grandes de esa época.

El debut de Taylor con tan solo 20 años de edad se veía en un concierto al que asistieron un cuarto de millón de personas, pues también era un homenaje al fallecido y exmiembro Brian Jones.

Los enfrentamientos entre Taylor y Richards eran muy comunes y en un episodio  Richards le dijo: “! Oiga Taylor ¡ estás jugando muy fuerte, quiero decir, eres muy bueno fuera, pero eres inútil en el estudio”

Cuando Mick Jagger se encontraba en Nicaragua con su exmujer, Bianca Perez-Mora Macías, Taylor le comunicó que iba a dejar el grupo argumentando que las razones por las que se iba eran solamente musicales, pues tenía nuevos objetivos. Jagger lejos de aceptarlo cogió un avión hasta Londres para intentar convencerle de cambiar de opinión, sin embargo Taylor estaba muy seguro de su decisión cerrando, de este modo, la mejor etapa musical de su vida.

También cabe mencionar algunos pequeños roces que tuvo con Jagger, pues este dejaba en el tintero la participación del guitarrista en varios temas en los que, según Mick Taylor, sino fuera por él ni siquiera hubiesen existido. Aun así, la relación entre Jagger y Taylor nunca se vió en jaque, pues, como ya mencionamos antes, el guitarrista objeto de este desarrollo siempre ha sido pacífico.

Y para sentenciar este apartado, no sería idónea no dejar mención del famoso comentario del crítico musical Robert Palmer del New York Times en donde decía que Taylor nunca se veía como Stone, pues, según el crítico, Taylor siempre ha sido un guitarrista de blues con un estilo de jazzman, jamás un rockero o showman.