Saltar al contenido

Los inicios de Led Zeppelin y su primer disco

Led Zeppelin

“Las personas siempre me dicen lo importante que fue nuestra música en sus vidas. Y eso realmente es todo el legado y herencia de Led Zeppelin.”

–        Jimmy Page.

Se suele decir que hay bandas que definen una época y que definen a cada generación; grupos que se vuelven sinónimos de ciertas eras y que van de la mano para poder entender el contexto y la cultura de esos años, como una pieza esencial de un rompecabezas histórico. Y pocas agrupaciones definen este concepto como Led Zeppelin.

No hay mucho que decir en cuanto a lo que fue este cuarteto británico: fueron uno de los grupos de rock más importantes de la historia e incluso se podría argumentar que fueron el sucesor espiritual y generacional de los Beatles en la década de los setenta, produciendo obra maestra tras obra maestra con una facilidad que haría palidecer de envidia hasta a los músicos más connotados de cualquier género.

Cuando se habla de grupos de este calibre no solo se habla de la música –después de todo, ¿Qué no se ha dicho acerca de la brillantez tanto colectiva como individual de Page, Jones, Plant y Bonham?-, sino de lo que terminó influenciando a la música; las vivencias y perspectivas que lograron definir a una banda tan esencial y definitiva como lo fue Led Zeppelin.

Aquí hablaremos acerca de la historia de Led Zeppelin y los eventos que definieron al grupo por antonomasia de la década de los setenta.

 

Los comienzos de una gran banda

“Como un adulto piensas: si lo arruinas ahora, nunca más vas a ser visto. Tú sabes, la presión de no querer fallar. Pero simplemente entré y lo logré. Cuando miro atrás, creo que eso fue increíble.”

–        Jimmy Page acerca de su mentalidad en sus comienzos.

Está más que constatado que los primeros pasos de la existencia de Led Zeppelin se dieron de las cenizas de The Yardbirds, uno de los grupos más importantes de la década de los sesenta y liderados por el excelso guitarrista, Jeff Beck. Jimmy Page entró a la banda londinense a en 1966 como bajista y rápidamente pasó a ser guitarrista, formando un dúo notable con el propio Beck.

Poco tiempo después, ya en 1968, la banda se separaría y tanto Beck como Page contemplaron formar un supergrupo con el bajista John Entwistle y el baterista Keith Moon, ambos miembros de The Who, pero esa idea nunca fructificó, aunque hay que destacar que Beck, Page y Moon hicieron un single llamado Beck’s Bolero que tenía como bajista y tecladista a un tal John Paul Jones, de quien el propio Page no se olvidaría.

The Yardbirds se terminaron de separar, pero aún tenían unos conciertos programados en Escandinavia, por lo que el resto de la banda le permitió a Page usar el nombre para cumplir con estos compromisos. Su primera opción como vocalista iba a ser Terry Reid, pero éste rechazó la oferta y le recomendó a un joven cantante del grupo Band of Joy: un vocalista de cabello dorado llamado Robert Plant.

Plant aceptaría la oferta de buen grado y le recomendaría a un baterista con el que tocó en Band of Joy, John “Bonzo” Bonham. Finalmente sería completado el cuarteto con el ya mencionado John Paul Jones; tanto él como Page habían coincidido  como músicos de estudio y ambos mostraron interés en colaborar otra vez.

 

Led Zeppelin la formación empieza a definirse 

Esto no significa que no hubiera dudas con el prospecto de una banda que apenas estaba dando sus primeros pasos (y al comienzo con el nombre de un grupo ya extinto), como el propio Bonham expresó después: “Tuve que considerar muchas cosas antes de unirme a Led Zeppelin. No era una cuestión de quiénes fueran los mejores prospectos, sino quién iba a hacer las cosas indicadas. Yo sabía que Joe Cocker lo iba a lograr. Pero ya sabía lo que le gustaba a Robert Plant por nuestro tiempo en Band of Joy y sabía lo que le gustaba a Jimmy Page, así que decidí que me gustaba más ese tipo de música. Y ha funcionado.”

El cuarteto estuvo de gira poco más de una semana en Escandinavia, tocando con el nombre de The New Yardbirds y dándose cuenta de la buena química musical que había entre ellos; fue en este periodo en donde comenzaron a crear la mayoría de las canciones que se volverían parte del debut de Led Zeppelin y en donde ganaron esa naturalidad para tocar juntos que se volvería tan intrínseco con los británicos.

La banda eventualmente tomó el nombre que todos conocemos debido a una demanda que les prohibía usar el nombre de The New Yardbirds más allá de la gira escandinava y también firmaron un suntuoso contrato con el sello discográfico Atlantic Records por 143.000$, lo que era un record para ese entonces y demostraba la postura de esta empresa, que estaba más vinculada con géneros como el blues o el jazz, en hacerse con una de las bandas más prometedoras por la asociación de Jimmy Page con los Yardbirds.

Habiendo dicho todo esto, no significa que Page no tuviera sus dudas al principio; había perdido un ingreso considerable con la pérdida de The Yardbirds y él, un músico que había participado como músico de estudio en varios hits de la música inglesa entre 1962 y 1966, no quería equivocarse al escoger músicos sin tanto recorrido como un Plant que tenía 19 años por ese entonces.

“Si es tan bueno, ¿cómo es que nunca escuché de él?”, diría famosamente Page acerca de Plant. “Él obviamente tenía una gran voz y mucho entusiasmo. Pero aún no estaba seguro de cómo lo iba a hacer en el escenario. De quien sí estuve seguro desde el comienzo fue Bonzo.”

La alineación clásica estaba formada y la conquista iba a comenzar.

 

El primer vuelo y primer disco de Led Zeppelin

“Sentía que algo muy bueno podía pasar con Jimmy. Prometía un poco más que una banda regular y unidimensional de blues.”

–        John Paul Jones acerca del prospecto de unirse al nuevo grupo de Jimmy Page.

Pocos álbumes han tenido el impacto musical y generacional que el primer álbum de Led Zeppelin cuando salió a principios de 1969; fue una declaración de principios que dejó entender que la música rock nunca iba a ser igual y que ellos planteaban las reglas a partir de ahora. Aunado a eso, la experiencia que aportaban individuos como Page y Jones, tan curtidos en el tema de hacer sesiones en el estudio, probaría ser esencial para comprender la brillantez del debut homónimo.

El álbum sería grabado en el estudio Olympic, en donde los Rolling Stones grabaron Beggars Banquet; fue aquí donde los británicos grabaron la mayoría de las canciones que habían estructurado en la gira escandinava con ese toque tan “en vivo” que se volvería parte de las primeras entregas de Led Zeppelin. “Fue inolvidable,” diría Page acerca de tocar con ellos tres por primera vez en un ensayo. “Todos estábamos asombrados. Éramos estos cuatro individuos, pero fue como si la energía colectiva se volvió un quinto miembro.”

Su debut sería publicado en enero de 1969, cuando la banda estaba de gira en los Estados Unidos, mercado en el que rápidamente se estaban haciendo una base de seguidores debido a la combinación de melodía, crudeza y variedad de unos músicos que solamente estaban mejorando con cada actuación.

El álbum alcanzó el top 10 de tanto los charts ingleses como los americanos y la verdad es que era muy complicado que no lo lograra; el debut estaba conformado por temas estructurados por cortes que hicieron en las giras previas, como ya hemos mencionado, y también por reinterpretaciones de la banda de varios clásicos de folk y blues, muchas veces derivando en problemas legales y controversias en donde se le ha acusado a Jimmy Page de plagio en muchas de estas canciones.

La gran capacidad creativa de Jimi Page

Indiferentemente de las polémicas y discusiones al respecto, incluso músicos como Beck, que han acusado a Page de haber tomado el crédito de composiciones que no eran suyas, han reconocido que el guitarrista de Led Zeppelin les dio un nivel de interpretación a cortes como You Shook Me o Dazed and Confused que a ellos ni cerca se les hubiera ocurrido, demostrando la capacidad creativa de Page para hacer canciones.

¿Qué decir de la voz de Robert Plant? Desde los primeros pasajes de la canción Good Times, Bad Times estamos en presencia de un talento generacional; un hombre que es capaz de inyectarle su toque de personalidad e individualismo a cada canción en la que canta, todo esto complementado por los riffs robustos y crudos de Page y una base rítmica ultra consciente de lo que estaba haciendo como Jones y Bonham, genios en el oficio del “trabajo en las sombras” cuando era necesario.

Y es que hay un elemento que se ha vuelto esencial para entender a Led Zeppelin como banda y que el debut dejó en claro desde el comienzo: el buen estado anímico del grupo como una fuerza colectiva. “Para el final de 1969 sentía que finalmente estaba haciendo lo que tenía que hacer, y también con las personas correctas,” diría Plant muchos años después. “Era un joven emocionado y muy joven, en un ambiente artístico que nunca hubiera imaginado.”

Todo esto con un álbum que solo necesitó 36 horas para ser grabado, lo que demuestra el nivel de creatividad y eficiencia que estaban gozando por esa época. Era la tormenta musical adecuada en el momento adecuado; Led Zeppelin representaban la nueva dirección que debía tomar la música rock, con compañeros generacionales como Deep Purple y Black Sabbath, que un año después revolucionaría el género con su propio debut homónimo.

Pero Led Zeppelin estaba un paso adelantado al resto de la competencia y así lo iban a demostrar con su segunda entrega de 1969.

error: Contenido protegido !!