Saltar al contenido

Los inicios de Heavy Metal

El Heavy Metal

“Nunca morirá. Cuando lancen todas las bombas, habrá alguna cucaracha en algún sitio haciendo air drumming.”

–        El productor Bob Rock acerca del futuro del Heavy Metal.

Se pueden decir muchas cosas acerca del Heavy Metal como un género musical, pero no se puede negar que tiene un lugar bastante peculiar y especial en el gran espectro de la música; estamos hablando de un género que se ha desarrollado sin mucho comercial, constantemente expandiéndose y sin temor de abrazar diversas vertientes para convertirse en un campo en donde hay cabida para diversas visiones y sensibilidades.

Pero lo que define al Heavy Metal por encima de todas las características musicales, movimientos generacionales y todos los grandes grupos y álbumes que han surgido es el sentido de rebeldía, de retar al individuo y de crear algo peculiar, casi buscando romper el molde a través del toque que cada compositor puede proveer. Y esto es lo que lo ha hecho uno de los géneros más pasionales y con algunos de los seguidores más leales que se puede encontrar en el mundo de la música: porque se trata del individuo por encima del colectivo.

Aquí hablaremos de la historia del Heavy Metal, cómo se formó, cómo se desarrolló con las diversas tendencias con el paso de los años y aquellos hombres y mujeres que lo convirtieron en lo que es hoy en día.

Black Sabbath
Black Sabbath

 

Los cincuenta y los sesenta: las primeras semillas

“La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.”

–        Platón.

Hay que destacar que bandas, álbumes y canciones de Heavy Metal como estilo desarrollado y formado no existieron durante las décadas de los cincuenta y los sesenta, pero ahí se dieron las primeras ideas y conceptos que derivarían en lo que sería el género en las décadas posteriores.

Por ejemplo, una de las mayores influencias y semillas para el desarrollo del Metal (y naturalmente del Rock) fue el blues, género musical que nació y creció exponencialmente en la década de los cincuenta a través de diversos guitarristas pero fueron sujetos como Joe Hill Louis o James Cotton, oriundos de la escena de Memphis, quienes le imprimieron una crudeza y un toque más “sucio” al modo de tocar este género musical.

Esto sería clave en futuras generaciones porque esa manera de tocar con agresividad y crudeza se volvería intrínseca con el Heavy Metal. Pero hay que decir que estos son antecedentes más pronunciados por un tema de actitud que de enfoque musical.

Sería en los sesenta donde comenzarían a surgir agrupaciones que serían influencias más directas en el naciente Heavy Metal, como serían las diversas agrupaciones legendarias del Rock de la época como los Beatles, los Rolling Stones, los Yardbirds, The Who y un par más de agrupaciones que se volverían las bases para miles de músicos que tomarían estas influencias y las llevarían a su faceta más extrema.

Un grupo que merece ser resaltado para entender cómo el Heavy Metal creció para ser lo que fue es la banda The Kinks y su icónico hit, You Really Got Me, de esta década. Esta canción muestra un riff principal que se volvería bastante común en el Metal, con mucha distorsión, crudeza y con un sonido muy directo, complementado con unas letras más sexuales y más viscerales que se volverían muy comunes en el género, especialmente en los ochenta con el Glam Metal.

No es ningún secreto que las actitudes y conceptualizaciones del Metal nacen del Rock, pero llevadas hasta su considerable exceso y eso es lo que hace a este género tan interesante, explicando su nacimiento: la noción de que siempre se puede ser más extremo y se puede reinventar lo que se ha hecho, agregando un poco más de intensidad y de impacto con cada entrega.

Es por eso que a finales de la década de los sesenta surgió en Inglaterra el triunvirato que se volvería el precursor principal del Heavy Metal, dibujando una conexión clara y absoluta entre el Rock y ese género: Deep Purple, Led Zeppelin y Black Sabbath.

 

Los setenta: las bases del Metal

“Nosotros seremos más pesados.”

–        Tony Iommi a Ozzy Osbourne acerca de lo pesado que era el debut de Led Zeppelin, según la biografía del vocalista de Black Sabbath.

No se puede comprender el nacimiento del Heavy Metal sin la impronta de Led Zeppelin, Deep Purple y Black Sabbath; son las bases que definieron de lo que se trataría el género y son el momento exacto en donde se termina cuando comenzaron las primeras canciones y álbumes de Metal.

Led Zeppelin se volvieron una influencia desde su primer álbum, ofreciendo una versión de Hard Rock que contaba con la crudeza del trabajo en la guitarra de Jimmy Page y unos ritmos vertiginosos que marcarían a múltiples generaciones. No es complicado analizar los primeros álbumes de Led Zeppelin y entender su impacto en músicos de Metal de la próxima década, especialmente en los guitarristas debido al trabajo de Page.

Deep Purple, por el otro lado, no impactarían al mundo del Hard Rock y el Heavy Metal hasta su trabajo de 1970, In Rock. Es aquí donde la presencia de Ritchie Blackmore se volvió mucho más notoria y hay un enfoque más duro en el sonido de la banda en la gran mayoría de las canciones. Aunado a eso, las vocales de Ian Gillan serían esenciales en el Metal; esa estridencia y rango vocal se volvería bastante común y se puede encontrar en este álbum el comienzo de esa tendencia.

Pero sería el debut homónimo de Black Sabbath en donde se centraría el mayor grado de influencia para la creación del Metal y es en este trabajo de 1970 donde se puede argumentar que nació el género. La música es marcadamente más oscura que cualquiera que haya venido antes y los riffs de Iommi, densos, lentos e impactantes, se volverían una faceta clave del Metal con el paso de los años.

Si bien es cierto que este triunvirato es el que más influyó en la creación del Metal en la década de los setenta, fueron los de Black Sabbath quienes se convertirían en los principales abanderados con trabajos como Paranoid o Master of Reality siendo considerados como los primeros álbumes de Metal de la historia, aunque hay algunas obras que pueden debatirse por ese rol.

Por supuesto, hay que decir que este trío de agrupaciones no fueron las únicas que tuvieron un rol significativo; hay varias bandas que tomaron lo que ellos habían hecho y le dieron su propio giro, convirtiendo la escena en algo mucho más vasto y completo.

Un ejemplo de esto es Aerosmith, quienes realizaron una mezcolanza entre lo que fueron los Rolling Stones y Led Zeppelin, pero con un toque más de los setenta; si bien es cierto que nunca han sido considerados como parte del género del Metal, su influencia a dicho estilo es más que notable.

Los setenta también marcaron el alza del Rock Progresivo de agrupaciones como Yes, Genesis o King Crimson, lo que resultó en que surgiera en una de las bandas más influyentes del Metal, especialmente en su faceta más técnica, como lo fueron los canadienses de Rush. Este trio conformado por Alex Lifeson, Neil Peart y Geddy Lee combinaron los aspectos técnicos y épicos de estas bandas con el Hard Rock de Led Zeppelin para crear un hibrido que evolucionaría a posteriori en la vertiente que conocemos como Metal Progresivo.

Aunado a todo lo que acabamos de mencionar, se debe resaltar la aparición de los Scorpions en Alemania. Si bien es cierto que en los setenta no habían desarrollado el estilo por el que se volverían famosos en todo el planeta una década después, hay que destacar que el trabajo de los alemanes en los setenta era más experimental, aupados por el talento del guitarrista Uli Jon Roth, y esto resultó en álbumes como Taken By Force, que también puede ser considerado como una de las primeras ofrendas del género metalero al mundo.

Una agrupación que tal vez no tiene el crédito merecido cuando se habla de la creación y formación del Metal como género son los irlandeses de Thin Lizzy. Una de las razones principales de por qué la banda del fallecido Phil Lynott fue tan influyente fueron las melodías de guitarra, que se volverían bastante notables en grupos como Iron Maiden e incluso la etapa de los ochenta de Judas Priest. Un tema como Massacre de Thin Lizzy puede ser un predecesor espiritual de lo que harían los de Harris desde su legendario debut en 1980.

Finalmente, hay que decir que muchas de estas bandas se quedan a medio camino entre elo que es el Rock y el Heavy Metal, pero ninguna otra ha especificado ese puente de conexión como Rainbow. Los primeros tres álbumes de la banda de Ritchie Blackmore en los setenta pueden servir como crónica del salto que se dio del Rock al Heavy Metal, mostrando al mismo tiempo el impacto de la música clásica en el género y cómo se podía alcanzar una escala más épica en el mismo. Temas como Kill the King, Stargazer o Gates of Babylon terminarían siendo altamente influyentes en el crecimiento del Metal como género.

No es ningún secreto que los setenta fueron una década de vasta experimentación musical y esta constante mezcolanza.

 

La invasión británica

Heavy es ralentizar, hacerse más profundo, oscuro y temperamental.”

–        Rob Halford en el documental Heavy Metal Britannia de la BBC.

No es ningún secreto que Judas Priest es una de las bandas más importantes de la historia del Metal y es probablemente la que mejor encarna todas las idiosincrasias del género junto a Iron Maiden, por lo que cuando surgieron a mediados de los setenta dieron el puntapié inicial a la segunda ola de bandas británicas a finales de la década, conocida comúnmente como la New Wave of British Heavy Metal.

Sí, el debut de Priest, Rocka Rolla del ’74, bebía mucho de las influencias del Rock clásico de los sesenta y setenta, pero es a partir de su segundo álbum, Sad Wings of Destiny, que sus trabajos ganan una poderosa connotación metalera y puede ser considerado como la primera estela seguida de trabajos que son marcadamente de este género, especialmente a partir del Sin After Sin del ’77.

También se debe destacar de Motörhead en la evolución del género ya que fueron una de las primeras agrupaciones en agregar el elemento de la velocidad y la distorsión al mismo tiempo como parte de sus composiciones. Ya temas como Paranoid de Black Sabbath, Kill the King de Rainbow y Exciter de Judas Priest habían dado indicios de esa dirección para el Metal, pero fueron Lemmy y sus muchachos quienes lo llevaron a otro nivel, basando gran parte de su música en eso.

Aunado a lo que estas bandas estaban fraguando, en Inglaterra también se estaba dando el movimiento Punk, que había nacido como una respuesta a la grandilocuencia y técnica excesiva de los grupos de Rock Progresivo como Yes o King Crimson. Abanderados del Punk como los Sex Pistols o los Ramones trajeron de vuelta la noción de un sonido más terrenal, más directo y agresivo, basándose primordialmente en la velocidad y la intensidad, elementos que tendría una influencia notoria en el Thrash Metal en los ochenta.

Todos estos eventos en la década de los setenta abrieron el camino a finales de la misma para que surgiera la New Wave of British Heavy Metal y con ella la primera serie de bandas netamente de Metal del género, alejándose de manera definitiva de sus raíces de blues y Rock clásico de los cincuenta y sesenta.

Fueron Saxon, Tygers of Pang Tang, Praying Mantis, Angel Witch, Tank, Def Leppard y un par más los que definieron a los grupos más exitosos de esta generación inglesa por diversas razones, tanto comerciales como por influencia y produciendo álbumes que tal vez no sean los más conocidos hoy en día, pero que tienen una calidad y valor histórico notables. Aun así, hay dos grupos cuya influencia ha sido absolutamente clave para entender el Heavy Metal en los ochenta: Iron Maiden y Diamond Head.

error: Contenido protegido !!