Saltar al contenido

Los inicios de Deep Purple

Deep Purple

“La música es maravillosa. No puedo imaginar un mundo sin ella.”

–        Jon Lord.

Hay muy pocas bandas de Rock en la historia de la música que hayan sido más influyentes que Deep Purple y eso es algo que solo se ha ido solidificando con el paso de los años: estamos hablando de un grupo que ha sabido tomar el Rock a finales de los sesenta y otorgarle una clase, virtuosismo y energía con un nivel de personalidad que pocas veces se ha percibido desde entonces.

Más allá de los constantes cambios de alineaciones que plagaron los lustros más importantes de los británicos, Deep Purple siempre ha sabido imprimirle a cada uno de sus álbumes con ese toque de clase y esa personalidad que define a la banda. Y es que cuando lees la lista de músicos que han tocado en este grupo, te das cuenta que se requiere un cierto nivel de talento y de capacidad para codearte en una banda de la envergadura de Deep Purple.

Esto es la historia de Deep Purple y cómo se convirtieron en uno de los grupos definitivos de la música Rock.

 

Los comienzos de Deep Purple

“Él y yo comenzamos la banda, y lo que de verdad queríamos era esta síntesis entre la guitarra y el órgano. Un gorgón.”

–        Jon Lord acerca de lo que Ritchie Blackmore y él buscaban con el sonido de Deep Purple.

Los comienzos de Deep Purple son un poco extensos, pero como en el caso de muchos grupos de la época, fue una combinación y progresión de muchos grupos hasta llegar a la forma final, a falta de un mejor término.

Se puede decir que todo comenzó cuando el antiguo baterista de los Searchers, Chris Curtis, quería formar su propio grupo a mediados de los sesenta. Su primera inclusión fue un tecladista educado en la música clásica, pero con mucha pasión por el Rock and Roll, Jon Lord, quien en ese momento estaba tocando con varios grupos como músico de respaldo y sin ningún tipo de compromiso serio con ninguno de ellos.

Eventualmente agregaron al bajista Nick Simper, quien había sido miembro de la banda Johnny Kid and the Pirates, sobreviviendo un accidente de auto que había matado a varios miembros de la banda. Fue el propio Simper quien le recomendó a Simper, Curtis y Lord a un guitarrista inglés que estaba tocando para varias bandas de Alemania en Hamburgo como músico de sesión, un tal Ritchie Blackmore.

Desafortunadamente, Curtis estaba mostrando un comportamiento errático debido a su interés con el LSD y su reemplazo, Bobby Woodman, no estaba muy contento con la dirección de la banda, así que Blackmore, quien ya comenzaba a tomar mayor control en la banda, decidió hacer audiciones por un nuevo baterista, quien resultaría ser Ian Paice. Y al mismo tiempo, tras varias audiciones por vocalistas –entre las que participó Rod Stewart, de acuerdo a las leyendas-, se decantaron por Rod Evans, del grupo The Maze.

Deep Purple - Shades of Deep Purple

Tanto Blackmore como Lord, principales arquitectos del sonido de la banda en sus comienzos, estaba interesados en el sonido que resultaba de la estridencia y técnica del primero en la guitarra y la elegancia y sofisticación del segundo en el teclado, creando un sonido bastante peculiar para la época. Tomaron el nombre Deep Purple porque era una canción que la abuela de Blackmore solía tocar en el piano.

La banda, bajo el sello EMI Records que catapultó a los Beatles a la estratosfera musical, publicó su debut en 1968, Shades of Deep Purple, mostrando los primeros indicios de ese sonido clásico que consolidarían con el Mark II en años posteriores. La banda tuvo un hit menor en los Estados Unidos con el cover de la canción Hush de Joe South, convirtiéndose en el primer clásico de la banda y que derivaría en una gira como teloneros de Cream.

Deep Purple - The Book of Taliesyn

Deep Purple demostraría tener un mayor grado atención y aceptación en Estados Unidos que en Inglaterra, con trabajos como el segundo, The Book of Taliesyn de ese mismo 1968, o el homónimo que sería su tercer álbum en 1969, teniendo poco impacto en territorio británico.

Eventualmente, tras una gira problemática en Norteamérica con poco respaldo de su sello en ese territorio, Tetragrammaton, Blackmore, Lord y Paice decidieron que había que tomar al grupo hacia una dirección más pesada y por eso decidieron prescindir de Simper y de Evans, quien estaba comenzando a mostrar deseos de ser un actor en Hollywood.

El Mark I había terminado, y comenzaban los tiempos de gloria.

 

 

Ian Gillan: el grito que se necesitaba

“Me cansé de tocar con orquestas. In Rock fue mi manera de rebelarme contra un cierto elemento clásico de la banda. Ian Gillan, Roger Glover y yo queríamos ser una banda de Hard Rock; queríamos solamente tocar Rock and Roll. Así que fuimos en esa dirección.”

–        Blackmore hablando del cambio de sonido en In Rock.

Ian Gillan había sido considerado por Nick Simper un par de años atrás, pero el vocalista estaba enfocado en otros proyectos, por lo que declinó su oferta por el momento. No fue hasta unos años después, cuando Deep Purple buscaba a un vocalista y bajista nuevos, que Mick Underwood, un baterista que tocó con Blackmore en una de sus bandas previas, que tanto Ian Gillan como Roger Glover estaban interesados en las posiciones.

El grupo estaba muy interesado en Gillan como vocalista, pero Blackmore se había mostrado escéptico de la capacidad de Glover como bajista –elemento que afectaría su relación por varios años- y fue aceptado en el grupo a petición de Ian Paice.

El Mark II se había formado, también conocido como la alineación clásica de Deep Purple.

La banda publicaría un single llamado Hallelujah, que tendría un éxito menor en el Reino Unido, pero la primera muestra verdadera de éxito que tuvo Deep Purple fue a través de un proyecto solista que Lord había preparado con una orquesta en el icónico Royal Albert Hall, complementado con el resto de la banda, llamado Concerto for Group and Orchestra.

Esta combinación de la banda con orquesta se convirtió en un hito para la historia del Rock, con solo los Beatles intentando algo de estas características por estos años, y sería un elemento que daría el puntapié inicial a Deep Purple como un grupo que tenía algo que ofrecer, por más que a Blackmore no le gustara la experiencia.

“Sentí que toda la cuestión de la orquesta era demasiado restringida,” diría Blackmore unos años después. “Digo, estás tocando en el Royal Albert Hall, y el público está ahí de brazos cruzados, y tú estás tocando al lado de un violinista que se cubre los oídos cada vez que haces un solo. No te hace sentir particularmente inspirado.”

Deep Purple - In Rock

Tal fue la disconformidad de Blackmore con el hecho de trabajar con orquestas que le dijo a Jon Lord que ellos deberían ser una banda de Hard Rock, con un sonido directo y cortante, apoyado por Gillan y Glover, quienes compartían una visión similar. Así nació In Rock en 1970, convirtiéndose en el primer gran álbum de la banda en ser un éxito internacional y en mostrar a la banda en su faceta más pesada y por la que serían conocidos a posteriori.

In Rock es considerado como uno de los trabajos seminales para comprender el nacimiento del Heavy Metal, junto a los dos primeros álbumes de Led Zeppelin y Black Sabbath, respectivamente. La combinación del Hammond de Lord y la guitarra de Blackmore, complementados con el intenso rango vocal de Ian Gillan, se convertiría en uno de los aspectos definitivos del sonido de la banda.

Muchas canciones de este álbum han pasado a convertirse en clásicos del grupo como Speed King, Flight of the Rat, Black Night o la épica Child in Time, tal vez la canción más grandilocuente de Deep Purple en este punto de sus carreras, combinando casi a la perfección la conceptualización clásica de Lord con el histrionismo y crudeza de Blackmore, con un Gillan dando probablemente su mejor actuación como vocalista.

Habían conseguido su sonido y su identidad. Ahora iban por el mundo.

Deep Purple (1971)
Deep Purple (1971)

error: Contenido protegido !!