La movida madrileña como contracultura

La movida madrileña como contracultura

La movida madrileña como contracultura

A finales de los años setenta España estaba viviendo un periodo de transformación. Tras la muerte de Franco comenzó una modernización del país en el que había mucho por hacer.

El nacimiento de “La Movida Madrileña”

Buena Disposición -Nacha Pop

En el plano musical ya se comenzaba a atisbar una renovación de sonidos que miraban al extranjero desde los años sesenta. Sin embargo con la relajación de la censura y la influencia de las nuevas olas que llegaban desde Inglaterra y Estados Unidos surgiría un movimiento que pasaría a ser conocido, no sin polémica, como la Movida Madrileña.

El término “movida” aparece por primera vez en la columna que Francisco Umbral escribía en El País. En ella se refería a la nueva cultura que estaba surgiendo en las calles de Madrid. Sin embargo, se acepta generalmente que la movida comienza el día 9 de febrero de 1980 con un concierto en homenaje a Canito en la Facultad de Caminos de la Universidad Complutense de Madrid.

Canito era el batería del grupo Tos (que más tarde se convertiría en Los Secretos) y había fallecido fruto de un accidente de tráfico en la nochevieja de ese mismo año. Este concierto serviría para reunir a grupos que en ese momento eran sólamente conocidos por aquellos que escuchaban emisoras de radio minoritarias. Bandas como Nacha Pop, Mamá, Alaska y Los Pegamoides, Paraíso o Mermelada, cuyo modesto equipo de sonido fue utilizado por los nueve grupos que tocaron ese día.

NACHA POP – LA CHICA DE AYER

¿Fue la movida un movimiento contracultural?

La Ley del Desierto – Radio Futura

Una de las críticas más comunes a la Movida es que fue un movimiento que se preocupó más por el aspecto comercial que el político, hasta el punto de que muchos destacan una faceta que abogaba por el narcisismo y el consumismo. Y es que, dentro de su avocación por la contracultura destaca una ruptura con todos los movimientos culturales que habían venido antes. Con la llegada de la democracia muchos sectores consideraron que ya no era relevante el enfocar la cultura hacia la protesta. La cantidad de progresos que se habían hecho en los últimos años aportaban un aire de esperanza, y el mensaje era “ahora hay que divertirse”.

La Movida fue un movimiento espontáneo, que no perseguía nada en concreto más allá de romper con las normas sociales e innovar.

Desde luego sí que fue un movimientos que dio la espalda a las reivindicaciones que se contaban por cientos en el país, y eso es lo que las distingue de otros movimientos musicales contemporaneos como el Rock Radical Vasco, completamente involucrado en la realidad política.

Pero eso no significa que la política estuviese completamente fuera de la música de la movida. En unos años en los que el PSOE comenzaba a cobrar importancia en el panorama político español  éstos fueron una pieza clave en el desarrollo del nuevo movimiento juvenil. Figuras clave como el alcalde Tierno Galvan vieron en la movida una manera de capitalizar en su ambición por la modernización de España y la captación del voto juvenil. Además, tras la llegada al gobierno de la nación en 1982 surgirían diferentes iniciativas que promoverían la aparición de las bandas más representativas en Radio 3 y Televisión Española.

Programas de televisión como La edad de oro y periodistas musicales como Jesus Ordovás fueron clave para la difusión de la movida madrileña más allá de la capital. Dentro de Madrid, los bares del distrito de Malasaña se convirtieron en lugares de peregrinación durante los fines de semana entre los jóvenes. Lugares como el Penta o el Vía Lactea que, junto con Rockola, se convirtieron en leyenda dentro del movimiento.

¿Puede un movimiento contracultural convertirse en mainstream? Sin duda, la mayor crítica que se le hizo a la movida fue el haberse “vendido” a las grandes multinacionales. Al igual que había hecho el gobierno, las grandes marcas quisieron también subirse al carro de la modernidad con promociones como la del lanzamiento del Seat Panda Movida.

Sin duda la movida comenzó como un movimiento de reacción a todo lo que se había visto afectado por la censura en las décadas anteriores. Fue la vía de entrada en España de músicas como la “New Wave” o el Punk y sirvió para dar un soplo de aire fresco a la escena musical española. Pero, tal y como sucedió en el resto del mundo con este tipo de movimientos, la profesionalización de las bandas llevó a una integración institucional que acabó por matar al movimiento.

Para el recuerdo nos quedan bandas que representan estilos tan diferentes como Paralisis Permanente, Nacha Pop o Radio Futura. Pero la movida también llegó al cine con directores como Pedro Almodobar, y el comic y los fanzines.

Radio Futura – Escuela de Calor