Deep Purple magia y clase

Deep Purple magia y clase

Deep Purple magia y clase

“Algo que Jon haría muchas veces, cuando estábamos comenzando, es que cuando Ritchie y Roger estaban practicando algún riff, él diría ‘Pienso que si cambiamos la inversión del ese acorde podría funcionar mucho mejor’. Entonces él demostraría lo que estaba diciendo y, nueve veces de diez, tendría razón. Él tomaba algo que era un poco obvio y lo convertiría en algo que no era tan obvio.”

–        Ian Paice acerca de las contribuciones de Jon Lord.

Más que solo Smoke on the Water

Un aspecto que definió a Deep Purple desde el comienzo (y que es un aspecto característico de algunos de los grupos clásicos de los setenta) es el hecho de que la banda cada álbum agregaba nuevas variables y estilos a su música, convirtiéndose en algo cada vez más complejo e impredecible. En 1971 lograron eso una vez más con Fireball.

El álbum fue un éxito instantáneo en el Reino Unido, escalando el tope de los charts británicos, y mantuvo la ola de popularidad del grupo a principios de la década, pero es muchas veces olvidado por su naturaleza experimental y el hecho de estar posicionado entre dos álbumes icónicos de su discografía. Es también el álbum en donde Jon Lord tuvo el mayor grado de contribución en el “periodo rockero” de la banda.

Fireball produjo dos clásicos de la banda: el tema título y Strange Kind of Woman, pero es una compilación de grandes canciones y que tal vez ha sido infravalorado con el paso de los años, mostrando una faceta más variada de la banda.

Deep Purple’s Smoke On The Water (Film Clip)

Los álbumes que definen la trayectoria de un grupo suelen ser el producto de varios trabajos que vinieron antes y que les permitieron conseguir un sonido definido, complementados por la experiencia de años de giras y de incontables horas en el estudio. Y esto es exactamente lo que le pasó a los de Deep Purple cuando hicieron Machine Head en 1972, tal vez su álbum más conocido e influyente de toda su carrera.

A pesar de ser el trabajo que más ha vendido de la banda, no fue hecho sin problemas: Ian Gillan contrajo hepatitis por esa época, complicando su aporte durante el periodo de composición. Como anécdota, durante esos meses estuvieron en el mismo edificio en Montreal en donde Frank Zappa estaba haciendo un concierto y uno de los fans incendió el techo del edificio, con Roger Glover despertando y gritando: “¡Humo en el agua!” (Smoke in the Water) Gillan usaría ese título para escribir las letras de la que sería la canción más conocida de la banda y que trascendería el género del Rock por su riff tan icónico y tan sencillo.

Apoyados por uno de los mejores productores que el género ha dado, Martin Birch, Machine Head produjo algunas de las canciones más importantes de Deep Purple, teniendo en la ya mencionada Smoke on the Water y en Highway Star dos canciones que se han vuelto sinónimas a ellos, finalmente alcanzando la cúspide creativa y musical del Mark II.

Casi como si fuera una manera para inmortalizar lo que esta alineación representó para la historia de la música, en ese mismo 1972 publicaron el concierto Made in Japan, vastamente considerado como uno de los mejores directos de todos los tiempos y con un grupo que se oye a sus anchas (y de acuerdo a Jon Lord, sin ningún tipo de edición en el sonido). Se podría decir que Made in Japan fue uno de los primeros grandes conciertos vivos en la historia de la música moderna y con el que muchos grupos de Rock han sido comparados.

Pero por supuesto, este éxito no iba a durar.

Deep Purple – Highway Star 1972 

Problemas y presiones entre Gillan y Blackmore

La banda publicó Who Do We Think We Are? en 1973 más por presiones externas que por genuino deseo del grupo, por lo que es concebido y visto como un álbum incompleto para ellos. No ayudaba a la situación que la relación entre Gillan y Blackmore estaba comenzando a romperse, cosa que se volvería una constante entre ellos. Eventualmente, Gillan presentaría su carta de renuncia con la banda, y se tomarían meses en responderle, terminando su vínculo tras su último concierto de su gira japonesa en 1973, específicamente en Osaka, siendo bastante detallista con lo que pasó muchos años después:

“Nunca dije nada después del concierto. Simplemente no se sentía correcto que dijera algo. La atmosfera en Purple era simplemente horrible por esa época, y para mí fue un alivio haber terminado con todo eso. Para entender lo que estaba pasando en la banda en ese momento tendrías que ser un psicólogo especializado. Todos en la alineación se estaban comportando como imbéciles, y eso me incluye a mí. Yo estaba siendo tan malo como el resto de ellos.”

Y agregaría luego: “Una vez que volví a Inglaterra, medio esperé que alguien de la banda me llamara. Sin embargo, nadie lo hizo. Ellos siguieron adelante. Eventualmente, Roger Glover sí me llamó un tiempo después, para decirme que había sido despedido de Purple.”

Glover había sido despedido por la insistencia de Blackmore de que quería un bajista que pudiera agregar armonías vocales, ya que buscaba reemplazar a Gillan con un vocalista con un registro más grave.

Eventualmente, tendría lo que buscaba y representaría algo malo para él.