Saltar al contenido

Deep Purple el regreso

Treguas, reuniones y paz momentánea

“…realmente no debí haberlo hecho, pero era dinero fácil.”

–        Ritchie Blackmore acerca de su reunión con Deep Purple.

Tras la disolución de Deep Purple, cada uno de los miembros tomó su camino: Ian Paice tocó en varios grupos, incluyendo a los Whitesnake y el grupo solista del guitarrista irlandés Gary Moore; Jon Lord inició sus propios proyectos, que también incluían a la banda de Coverdale (al parecer David estaba reviviendo a Deep Purple a su manera); Roger Glover estuvo trabajando un tiempo como productor (con el Sin After Sin de Judas Priest como su trabajo de más alto perfil) e incluso tocó con Blackmore en el álbum Down to Earth de Rainbow; y Ian Gillan había cantado con Black Sabbath en su primer trabajo tras la marcha de Ronnie James Dio, Born Again.

Deep Purple - Perfect Strangers

Es por eso que cuando se habla acerca de la reunión del Mark II de Deep Purple para hacer el grandioso Perfect Strangers de 1984, hay una pregunta que es inevitable: ¿Por qué? Las diatribas y diferencias entre varios músicos de la banda, especialmente Ian Gillan y Ritchie Blackmore, están más que constatadas, así que no había mucho sentido en reunirse más allá del hecho de que una reunión de Deep Purple era muy lucrativa, tal como reveló Blackmore luego.

Indiferentemente de los motivos, Perfect Strangers fue un glorioso retorno de la banda y los mostró a todos en ellos en una gran estado de forma; si bien es cierto que se les muestra menos experimentales y más restringidos –producto de que en los ochentas había menos espacio de experimentación y variedad musical en comparación a la década anterior-, canciones como Hungry Daze, Wasted Sunsets, Knocking At Your Back Door o el ya legendario tema título no tienen nada que envidiarle al resto del catálogo de la banda.

Era un álbum que era un producto de su tiempo, pero elevado por la capacidad de los cinco músicos excelsos que lo habían hecho; también muestra muchas de las influencias y nuevos trucos que todos ellos habían aprendido con el paso de los años en sus diferentes proyectos.

La gira sería un éxito, siendo superados en ventas de entradas solo por Bruce Springsteen en el apogeo de su trayectoria, con una banda que había recuperado la magia y se mostraban como un compendio de músicos que no habían perdido ni un ápice de su calidad. El próximo álbum, The House of Blue Light, sería otra historia.

Deep Purple - The House of Blue Light

Según un servidor, este trabajo cuenta con un par de temas más que disfrutables como Dead or Alive y The Spanish Archer, pero no muestra la fluidez y calidad de su predecesor. En las palabras del mismo Jon Lord años después: “Cometimos el grave error de hacer que nuestra música sonara actual. Descubrimos que la gente no quería que hiciéramos eso. Querían que hiciéramos lo que hacemos mejor.”

Aunado a un álbum que no reflejaba todos los intereses de la banda en ese momento, las viejas diferencias entre Gillan y Blackmore volverían a surgir, resultando en que el primero fuera despedido una vez más; esto resultaría en algo positivo para el vocalista porque en 1991 publicaría el que es a mi criterio su mejor álbum solista, Toolbox.

¿Cuál era el futuro de Deep Purple con su nuevo vocalista? Alguien del pasado de Blackmore.

Los noventa, y con ello, el caos

“No, es un álbum muy importante. Sin ese álbum no estaríamos hoy aquí.”

–        Ian Paice acerca de Slaves & Masters.

La salida de Ian Gillan supuso una victoria personal de Blackmore y le permitió ganar una mayor influencia en el destino de Deep Purple. Y una de las primeras decisiones que tomó fue hacerse con los servicios de su antiguo vocalista de Rainbow, Joe Lynn Turner.

Turner es una figura que ha sido criticada duramente tanto en Rainbow como en Deep Purple por hacer álbumes que sonaban muy comerciales y Pop, pero la realidad es que Blackmore es el que mandaba en el proceso de composición de esos trabajos y buscaba un enfoque accesible, melódico y minucioso, para el cual Turner se ajustaba perfectamente y no era una personalidad complicada (la prueba de esto es que ninguno de los miembros de Deep Purple ha criticado a Joe en ninguna forma y han reconocido su capacidad para cantar).

Deep Purple - Slaves & Masters

Slaves & Masters de 1990 es por lejos el álbum más criticado de toda la carrera de Deep Purple y es mucha veces referenciado como el punto más bajo de los británicos, señalando una intención descarada del grupo por ganar repercusión comercial y sonara mucho a los Rainbow de los ochentas. Desde mi punto de vista, este trabajo dista de ser los mejores de la banda, pero no es el fiasco que algunos lo hacen ver, con temas como The Cut Runs Deep o King of Dreams demostrando una faceta interesante de la banda en esta etapa.

Indiferentemente de lo que se piense del trabajo, Slaves & Masters no fue un gran éxito comercial y fue generalmente mal visto por los críticos y fans, resultando en que la banda, contra la voluntad de Blackmore, reclutara una vez más a Ian Gillan y tratara de hacer las paces con el volcánico guitarrista. Por supuesto, eso no iba a terminar bien.

A diferencia de la reunión del Mark II en Perfect Strangers, la reunión de 1993 para The Battle Rages On –título apropiado donde los ha habido- se sintió extremadamente forzada y desde el principio se mostró a un Ritchie apático en todo el proceso. Como fue el caso de Slaves & Masters, a pesar de producir canciones de una calidad considerable como Anya, A Twist in the Tale o el tema título, éste ya era el tercer álbum seguido de Deep Purple donde no se había ningún tipo de consistencia.

El colmo de la tensión fue la gira a posteriori, en donde Blackmore muchas veces no subía al escenario si no quería, tocando desde un costado del escenario o terminando su actuación más temprano de lo estipulado. Un momento clave que terminó por acabar toda la relación del guitarrista con Deep Purple fue cuando le arrojó un vaso de agua en la cara a Ian Gillan, grabado en el concierto Come Hell or High Water.

A mitad de la gira, Ritchie Blackmore dejó Deep Purple y no volvería a tocar con ellos hasta el día de hoy. Joe Satriani, el virtuoso guitarrista, tomaría su lugar en 1994 y completaría la gira, pero por un tema contractual con su sello discográfico no podría unirse a la banda, por lo que Roger Glover, Jon Lord, Ian Gillan e Ian Paice tendrían que buscar a alguien que llenara las botas de alguien del calibre de Blackmore.

Su nombre sería Steve Morse y cambiaría para siempre la dinámica de Deep Purple.

 

Tras Blackmore, ¿qué es lo que seguía?

“Pero creo que Purpendicular fue mágico porque era la novedad de estar en una banda nueva y en donde habían más signos de interrogación.”

–        Steve Morse acerca de su álbum favorito con Deep Purple.

Steve Morse tal vez sea una de las figuras más importantes en la historia de Deep Purple porque le aportó algo a la banda que siempre había estado careciendo: estabilidad.

Deep Purple - Purpendicular

Ritchie Blackmore es uno de los músicos más talentosos que ha surgido en los últimos cincuenta años, pero su personalidad chocaba constantemente con el resto de la banda y la llegada de Morse representó un bálsamo de tranquilidad a los británicos, que con la calma recién encontrada elaboraron un álbum que fue un parteaguas y derivó en una nueva etapa para ellos, Purpendicular de 1996.

El resultado fue un trabajo que es otra evolución en el sonido de la banda, con una influencia más melódica y con un connotado toque progresivo producto de los tiempos de Morse tocando con grupos como los Dixie Dregs o Kansas. Ian Gillan no se basa en alcanzar notas altas y se muestra en un rango medio que se ajusta más a sus capacidades vocales de la época, complementados por Glover, Paice y Lord que gozan de una tranquilidad y libertad como no habían tenido desde Perfect Strangers.

Deep Purple - Abandon

La figura de Morse no solo representó una mejoría en Deep Purple desde el punto de vista anímico, sino que también fue una mejora en lo musical, con Roger Glover alegando que Morse lo hizo un mejor músico. “Él tocaría unas notas en el bajo y yo le diría ‘Steve, no puedo hacer eso. Confía en mí, no está dentro de mi capacidad.’ Y él me diría ‘Sí, sí puedes, dame quince minutos’ y me mostraría algunas cosas. Después de eso, podía tocar esa parte que me mostró. Fue una revelación: alguien con la paciencia de enseñarme algo. Nunca tuve eso antes.”

Fue durante esta época que Deep Purple entró en su periodo de madurez definitiva, en donde sabían que ya no eran muchachos y que debían gestionarse como tal, por lo que no fue sorprendente que las giras a partir de este álbum fueron menos largas y con horarios menos exigentes; fue algo positivo para el grupo y, a criterio personal, creo que los preservó para años venideros de mejor manera.

 

Bendita estabilidad

“Hemos sido unos viejos gruñones por un largo tiempo.”

–        Roger Glover en tono de broma.

Deep Purple - Now What?

A partir de lo logrado con Purpendicular, Deep Purple continuó una trayectoria sólida y consistente con el paso de los años hasta la actualidad, con el Infinite de 2017 siendo el último álbum de la banda, al menos por el momento. Han girado por el mundo varias veces, fueron incluidos (no sin controversias) en el Rock ‘N’ Roll Hall of Fame y han podido envejecer en los últimos tiempos con una naturalidad que pocas bandas en el género han podido disfrutar.

Jon Lord dejaría la banda tras un par de álbumes de la era Morse, alegando un deseo de retirarse de las giras extensas y tener una vida musical un poco más sosegada; su reemplazo sería el talentoso Don Airey, que entre varios de los grupos que tocó están Ozzy Osbourne, Black Sabbath, Judas Priest, Gary Moore y, más importante aún, Rainbow y Whitesnake, demostrando que está muy familiarizado con el materia de Deep Purple.

Jon Lord fallecería el 17 de julio de 2012, dejando atrás una trayectoria abundante de grandes canciones, de una influencia notoria en millones de tecladistas y una elegancia que pocas veces se ha encontrado en esta música. Un caballero cuya vida y obra estará eternamente conectada a todo lo que es Deep Purple como entidad musical.

Deep Purple - Infinite

Si bien es cierto que hay muchos fans que sienten que la propuesta musical de trabajos como Abandon, Bananas, Rapture of the Deep, Now What!? e Infinite no son tal vez un reflejo de lo que fue Deep Purple en su apogeo, hay que decir: ¿Acaso no ha sido eso uno de los factores característicos de este grupo? ¿La capacidad de ofrecer múltiples versiones musicales y mantenerse en un constante proceso de cambio? Solo hay que escuchar álbumes como Machine Head, Burn, Come Taste the Band, Perfect Strangers, Slaves & Masters y Purpendicular para decir que cada trabajo suena a un grupo diferente.

Es esa evolución lo que hace a este grupo tan fascinante con el paso del tiempo: hay tantas facetas musicales que uno puede descubrir, que se puede llegar a decir que hay un Deep Purple para todo amante de la música; un grupo que ha sabido ser de los mejores en muchas facetas diferentes.

Tocar en Deep Purple no es algo que cualquiera que pueda lograr y si algo se denota al analizar su trayectoria es que la música era lo más importante.

Deep Purple ha hecho el mundo de la música un mejor lugar.

error: Contenido protegido !!