Biografía de Gary Moore

Biografía de Gary Moore

Biografía de Gary Moore

Biografía de Gary Moore: Infancia y Juventud

La biografía de Gary Moore se caracteriza por ser todo un ejemplo de superación y pasión por el arte musical. Gary nació el 4 de abril de 1952 en Belfast, Irlanda del Norte en el seno de una familia compuesta por el matrimonio entre Bobby Moore y Winnie Moore, y 4 hermanos.

Su pasión por la guitarra se tornó desmesurada desde que su padre, Bobby, le regaló una guitarra acústica de segunda mano, un instrumento que se mantuvo vivo durante 4 años, una guitarra que le enriqueció a nivel musical y le motivó a seguir remando en dicha dirección.

A los 14 años de edad ya contaba con su primera guitarra eléctrica, una Rosetti modelo Lucky Squiere, un modelo que no podía soportar las altas exigencias que demandaba el talento de Gary.

Su mala relación con sus padres y los continuos problemas familiares, sumados a la inestabilidad política de su país en esa época, lo incentivaron a abandonar su cobijo natal y buscarse la vida en Dublín con tan solo 16 años de edad.

Su talento no le defraudó en dicho aspecto, pudiendo unirse a la banda musical Skid Row integrada por Noel Bridgeman como batería, Brendan Shields en el bajo y por Phil Lynott como vocalista principal.

En 1970 el gran Peter Green, e ídolo de Gary Moore, apareció en su vida para mejorarla a más no poder. Le ofreció a él y al resto del equipo la oportunidad de abrir uno de sus conciertos, les ayudó a firmar un contrato con el sello CBS y, además, vendió una de sus guitarras Gipson Les Paul 1959 a  Gary, siendo esta la primera que logró comprar con sus propios medios.

Los dos siguientes años fueron todo un aprendizaje para Gary, unas experiencias que le sirvieron de empuje para, ya a mediados de 1972, dejar el grupo y seguir su carrera como solista. Gracias al apoyo de algunos músicos que conocía sacó su álbum debut Grinding Stone en mayo de 1973.

Su paso por Thin Lizzy y Colosseum II

Siguiendo con su filosofía de guitarrista solista, viajó a Inglaterra para el reencuentro con su viejo amigo Phil Lynnot, líder de Thin Lizzy por aquel tiempo. Este le propuso reemplazar a Eric Bell para algunas presentaciones en vivo. Meses después grabó como guitarrista líder el sencillo “Still In Love With You” del disco Nightlife.

Viendo el espectacular progreso que estaba teniendo Gary, varios músicos se fijaron en él, entre ellos el baterista Jon Hiseman de la banda británica Colosseum. Este le convenció de formar parte de la nueva agrupación conocida como Colosseum II, la cual contaba asimismo con el bajo Neil Murray, el teclista Don Airey entre otros brillantes músicos. Como integrante de esta banda grabó los álbumes Strange New Flesh en 1976 y Electric Savage  y War Dance, ambos en 1977.

A mediados de 1977, la súbita salida del guitarrista Brian Robertson hizo que Lynnott contara con Gary para la gira de Thin Lizzy por los Estados Unidos. Una experiencia agradable que le convirtió en un miembro activo de la banda allá a finales de 1978. Con la misma grabó el disco Black Rose: A Rock Legend, el cual fue publicado un año después.

Carrera en solitario: Los primeros años

Después de la gira con Thin Lizzy decidió centrarse en lo que siempre le llenaba, su carrera en solitario; pero, esta vez, con el apoyo de sus excompañeros de banda y amigos (Phil Lynnott, Don Airey, John Mole…)

Su segundo álbum en solitario, Back On The Streets alcanzó el puesto 70 de la lista UK Albums Chart del Reino Unido, siendo el sencillo “Parisienne Walkways” un rotundo éxito nacional llegando a alcanzar el octavo puesto.

Ya a inicios de los 80, Gary decidió reunir a algunos músicos para formar la agrupación musical G-Force. Un proyecto no tan afortunado que solo gozó de cierta trascendencia en las giras promocionales de su primer y único disco.

Viendo que la agrupación no tenía futuro decidió aceptar la propuesta de Greg Lake quien le convocó para hacer florecer su carrera solista en colaboración con su equipo. Tras participar en algunos discos de Gref Lake y Cozy Powell, decidió dar un paso más allá y lanzar su propio álbum de heavy metal Corridor of Power, un disco que, por primera vez, fue muy bien recibido en los Estados Unidos alcanzado el puesto 149 del Bilboard 200 ,y la posición 30 en el Reino Unido.

En la gira promocional de su disco Corridor of Power pudo tocar por primera vez en el Festival de Reading el 26 de agosto de 1982. Una experiencia inolvidable para él.

Un año después realizó una espectacular gira por Japón; tal fue la excelencia mostrada en vivo que Virgin Records grabó una de las presentaciones y las publicó a modo de disco llamado Rockin’ Every Night- Live in Japan solo para Japón. Eso sí, pocos meses después, se publicó a nivel mundial bajo el título de Live At The Marquee.

Gary, lejos de tomarse una tregua, y mientras su popularidad iba creciendo considerablemente, este se hallaba grabando los sencillos que conformarán su cuarto álbum de estudio Victims Of The Future, un álbum que se puso a la venta a finales de 1983.

Dicha ascendiente popularidad no fue en vano, pues le abrió varias puertas musicales a nivel global, permitiéndole tocar en grandes festivales europeos como el Monsters of Rock. Ese mismo año, aprovechando la frescura de su imagen, Jet Records decidió relanzar el disco Dirty Fingers, el cual solo se podía adquirir en el mercado nipón.

Gary Moore – Over The Hills And Far Away

Éxito Mundial de Gary Moore

Durante la gira de Victims Of The Future, aprovechó para grabar su famoso disco We Want Moore! a finales de 1984, considerado por los críticos como uno de los mejores registros en vivo.

Dentro de la biografía de Gary Moore nos encontramos ante su momento más álgido, una época en la que su nombre resonaba en múltiples países, incluido Estados Unidos, uno de los destinos que más se resistió a valorar el potencial del irlandés.

Gary Moore, consciente del transcendental giro de los acontecimientos, intentó sacar el máximo partido a su mejor época musical.

En 1985, y poco tiempo después de la publicación de We Want Moore!, decidió grabar Run For Cover con la ayuda de Paul Thompson, Bob Daisley y Gleen Hughes. Un proyecto con el que pudo ganar su primer disco de plata en el Reino Unido, sin obviar los buenos puestos que alcanzó en las listas de diversos países europeos.

En 1986 sacó el disco Wild Frontier, un álbum de heavy metal y hard rock más personal, un álbum que tocó el cielo con sencillos como “Over The Hills and Far Away” o “Friday On My Mind”. Siendo este el más exitoso de su carrera hasta la fecha, alcanzado la cima en las listas musicales de Noruega y Finlandia.

Tres años después, y tras un buen descanso, lanza al mercado el álbum After The War considerado como el disco que marcó el final de su época de heavy metal y hard rock, pues a partir de los años 90 volvería al género musical que marcó su infancia, el blues. Cabe destacar que dicho lanzamiento obtuvo muy buenas críticas, convirtiéndose en disco de oro en Alemania y disco de plata en Reino Unido.

Gary Moore – Friday On My Mind

El imprevisto fallecimiento de Gary Moore

El 6 de febrero de 2011 Gary Moore, a la edad de 58 años, nos abandonó mientras dormía en uno de los hoteles de Estepona, España.

Un trágico final que coincidía con unas vacaciones con su novia. Esta avisó al servicio del hotel a las 4 de la madrugada de lo ocurrido, una hora en la que Gary Moore ya había fallecido. Se intentó a diestro y siniestro animar su corazón, pero dichos incesantes intentos no fueron suficientes para devolver a Gary al mundo de los vivos.

Según la policía española, su cuerpo no presentaba ningún tipo de señal de violencia, de allí que no hubo causas para abrir alguna investigación respecto a dicho repentino fallecimiento.

La autopsia reveló que su muerte fue causada por un ataque al corazón, y el medio inglés The Daily Telegraph completó el suceso mencionando que el letal ataque cardiaco fue inducido por una ingesta de alcohol que superaba los límites que soportaba el cuerpo, específicamente 5 veces la concentración que podía lidiar nuestro mortal organismo.

Su familia prefirió no realizar el funeral en su pequeña ciudad natal, sino en Rottingdean; una pequeña localidad en donde vivió sus últimos 15 años de vida, y que, a su vez, coincidía con el hogar de sus hijos. A su ceremonia asistieron sus familiares, hijos (Saoirse, Lily, Jack y Gus) y amigos más íntimos. En dicha ceremonia su hijo, Jack, junto a su tío Cliff Moore, aprovecharon para tocar una versión de “Danny Boy” que tanto gustaba a su padre. Actualmente sus retos descansan en el cementerio de la iglesia St.Margaret.

Gary Moore – Still Got The Blues
<